Más de Tarragona

La reforma del Museu Arqueològic de TGN llega al ecuador

La parte de obra civil se prevé que finalice en mayo y el siguiente paso será la licitación del proyecto de musealización. Según el calendario, la vuelta está prevista para 2022 ó 2023

NÚRIA RIU

Whatsapp
Las obras han supuesto una mejora interior de las instalaciones de la Plaça del Rei. FOTO: PERE FERRÉ

Las obras han supuesto una mejora interior de las instalaciones de la Plaça del Rei. FOTO: PERE FERRÉ

Hoy de cumple el tercer aniversario desde que el Museu Nacional Arqueològic de Tarragona (MNAT) cerró sus puertas en la Plaça del Rei. Más de 1.500 personas participaron a lo largo de todo el fin de semana en una jornada de puertas abiertas, que servía para «despedirse» de unas instalaciones que se preparaban para permanecer un largo tiempo clausuradas, a causa de las obras de reforma integral del edificio.

A lo largo de todo este tiempo, los ciudadanos que pasaban por delante de las puertas del edificio tan solo se habrán fijado en la valla metálica y los contenedores esporádicos de runa. Sin embargo, puertas adentro, el cambio ha sido notorio. De hecho, la primera fase del proyecto, aquella que se refiere a la obra civil, está a punto de culminar. Así lo avanza la directora del MNAT, Mònica Borrell, quien afirma que «ya estamos en la recta final». Los trabajos está previsto que acaben a lo largo del próximo mes de mayo, cuando el Estado prácticamente habrá acabado con su parte de la intervención.

Esta primera fase del proyecto puede decirse que se ponía en marcha el 2 de septiembre de 2019, diecisiete meses después de que el museo cerrara sus puertas y, tras un largo proceso que obligó a trasladar la práctica totalidad de la colección. Esta ha consistido básicamente en la adecuación y modernización de las instalaciones de un edificio inaugurado en 1960, obra de Francisco Monravà Soler, y en el que prácticamente no se había realizado ninguna inversión. «El proyecto quería ser muy respetuoso con el edificio, que está protegido, pero sí que se ha hecho una adecuación interna de los recorridos y de las instalaciones», indica Borrell. De hecho, una parte de las mejoras que se han ejecutado venían determinadas en cumplimiento de una sentencia judicial que reconocía las deficiencias del edificio, y que fueron denunciadas por sus trabajadores.

Básicamente, lo que se ha hecho ha sido la instalación de un nueve sistema de climatización y aislamiento, la reforma de la instalación eléctrica y la adaptación a la normativa vigente en materia de seguridad, contra incendios y accesibilidad. Este último aspecto, permitirá que cuando reabra sus puertas, todas las plantas del inmueble puedan ser visitables para todos los públicos.

Las obras no han afectado al exterior del edificio. En este sentido, está previsto que se lleve a cabo una reparación de toda la cornisa de la fachada, en un proyecto paralelo que tendrá que impulsarse a partir de ahora. Con todo, Borrell asegura que la reforma ha alcanzado su «ecuador», tanto en lo que se refiere a los calendarios como a la planificación de los trabajos. Y es que, el siguiente paso será acabar las instalaciones mientras empieza la restauración de algunas de las piezas de la colección. Es el caso del mosaic dels peixos, que ha permanecido en el interior del recinto y que ahora será sometido a una ‘reparación’.

Borrell calcula que este proceso de restauración prácticamente se prolongará hasta el verano del año que viene, un tiempo en el que en paralelo se trabajará en la tramitación de la licitación de la segunda fase del proyecto, que es el que corresponde a la musealización, producciones y montaje.

Un elemento más

La directora del museo destaca que esta segunda fase se impulsará cuando acaben las obras. «Está planificado y encarrilado», asegura. Consistirá en una actualización del discurso y de la forma de presentación de la colección del museo. «La voluntad es que este siga siendo un elemento de síntesis y de referencia del patrimonio mundial, y que se integre en la visita a los monumentos, de forma que se convierta en un elemento más», explica Borrell.

Se utilizarán recursos tecnológicos para presentar y explicar mejor las colecciones, unos elementos que en el antiguo museo puede decirse que brillaban por su ausencia, y que deben servir para explicar el pasado de la ciudad, tanto a los turistas como a los propios tarraconenses. La directora avanza esta actualización será acorde con «un museo del siglo XXI», lo que facilitará que además de reencontrarse con piezas icónicas como La Medussa, La Nina d’ivori y el mosaic dels peixos, «tendrá una exposición muy diferente y una historia de esta Tarragona romana presentada de una forma distinta».

Más de cuatro años

Según el cronograma, las producciones museográficas está previsto que empiecen de cara al año que viene, lo que debe permitir que el MNAT pueda retornar a la Part Alta entre 2022 y 2023. Si finalmente la fecha que se confirma es la segunda, esto supondrá un desajuste en el calendario de prácticamente un año, ya que cuando cerró el museo se dijo que el proceso duraría unos cuatro años. «Son proyectos complejos, en los que intervienen diferentes administraciones», indica la directora del museo. Y aquí hay que sumarle la ralentización de los trabajos durante la primera fase de la pandemia, que supuso una demora de casi dos meses.

La inversión de esta segunda parte del proyecto, que en este caso deberá asumir la Generalitat, será de unos dos millones de euros, que sumados a los 3,5 que han supuesto las obras, sitúan la inyección total en más de cinco millones y medio de euros.

De forma provisional, el MNAT exhibe una parte de su colección desde el Tinglado 4 del Moll de Costa, una exposición que se inauguró coincidiendo con los Juegos Mediterráneos. Las limitaciones de la pandemia han supuesto un importante descenso en la cifra de visitantes. A los diferentes confinamientos, hay que sumarle la falta de turistas y el descenso de la actividad escolar. Con todo, en el último año la cifra de visitantes cayó en un 60%. Y aquí hay que tener en cuenta que el cambio de ubicación ya supuso una reducción de aproximadamente el 50% del público.

Temas

Comentarios

Lea También