Más de Reus

Unanimidad para estudiar la transformación urbana del barrio Mare Molas de Reus

El partido socialista obtiene el apoyo del pleno con esta moción, que tiene como objetivo «homogeneizar y dinamizar sus calles». El equipo de gobierno ha introducido enmiendas

CRISTINA VALLS

Whatsapp
El alcalde Carles Pellicer, durante la sesión plenaria del viernes. FOTO: A. GONZÁLEZ.

El alcalde Carles Pellicer, durante la sesión plenaria del viernes. FOTO: A. GONZÁLEZ.

El partido socialista obtuvo ayer, aunque con enmiendas, el apoyo unánime del pleno en una moción relacionada con el impulso de un plan de transformación del barrio Mare Molas de Reus. En la exposición de motivos, el portavoz del grupo proponiente, Andreu Martín, expuso que dicha variación contribuiría a «homogeneizar y dinamizar sus calles, a rehabilitar edificios, mejorar la movilidad, la limpieza e iluminación; y que, además, potenciaría la creación de zonas verdes, entre otras acciones». La voluntad de la propuesta se enmarca, por otro lado, en lo que recoge el Pla d’Acció Municipal (2019-2023) y en uno de los objetivos de desarrollo sostenible marcados por la ONU; concretamente el número 11, cuya meta es trabajar en crear ciudades y comunidades sostenibles, inclusivas, seguras y resistentes.

Por su parte, la edil Marina Berasategui (ERC), en representación del equipo de Pellicer, reformuló «en global» y con diferentes enmiendas cada uno de los acuerdos del PSC. Abierto el turno de debate, Débora García (Cs) secundó la importancia de apostar por el cuidado de los barrios. «Hace 10 años que se hicieron reformas en el barrio que nos ocupa y queda mucho por hacer. Hay suciedad en las calles de la ciudad y se trata de un problema compartido en muchos barrios», dijo.

Edgar Fernández (CUP) aplaudió las demandas socialistas. «Son razonables», dijo, aunque hizo apreciaciones: «Hay cuestiones que nos deben hacer reflexionar, como el planteamiento de la moción. En éste, se dice que el barrio está a ‘pocos minutos del centro’. Parece que se le dé prioridad a las zonas del casco antiguo y no a los barrios periféricos. Sabemos que no se estaba despreciando a los más alejados, pero es un mensaje que cala y forma parte del imaginario de que ‘el centro es mejor’. Empecemos a trabajar con conceptos más globales». Sobre la sugerencia del cupaire, Berasategui expresó que «precisamente, con las enmiendas, hemos querido trabajar con esta globalidad, hemos acotado la puesta en marcha de revisiones de planes de movilidad urbana, no sólo para un barrio, sino para toda la ciudad. Por ello, hemos mencionado el Pla de Reactivació Econòmica i Social, pensado para toda la ciudad; y, otro ejemplo, el plan estratégico para zonas verdes, igualmente para toda la ciudadanía; no hay que olvidar la transversalidad con la que trabajan las concejalías; se trata de una tarea de proximidad», resumió.

Más allá de lo global, Martín (PSC) destacó la importancia de «la identidad de los barrios». «Reus es una ciudad de barrios y la gente tiene la sensación de pertenecer a algún sitio. Ése tiene que ser un elemento corresponsable con el que trabaje la vecindad, así como las entidades», dijo el socialista en su turno de palabra.

Sobre la centralidad comentada por la CUP, Martín también defendió que «el centro, habitualmente, es donde pasan más cosas y es más dinámico; allá donde suele haber más actividad comercial y por donde pasa más gente generalmente. Todo eso, hay que favorecerlo en el barrio Mare Molas, y hay que trabajar igual con el resto de barrios», siempre atendiendo sus necesidades específicas.

Como portavoz del gobierno, la concejala Montserrat Caelles (JxReus) también intervino en el debate. «Hay que recalcar que hicimos una reunión para escuchar a la vecindad de la zona y que estamos en contacto permanente con las diferentes asociaciones de Reus para acoger sus demandas. En el barrio Mare Molas, además, se está trabajando en un plan de dinamización comercial», terció.

El ‘Caravaning’, en auge

El partido socialista obtuvo también el apoyo de todos los grupos municipales (con una única enmienda de gobierno aceptada) en una moción relacionada con la habilitación de un espacio para autocaravanas en la ciudad, «una forma de vida, además de turística», –matizó, más adelante, Mònica Pàmies (CUP)–, que aunque se haya resentido por la pandemia, se impone como una línea beneficiosa para la ciudad. «Es una oportunidad de captar turismo itinerante y dar a conocer nuestra gastronomía, cultura y patrimonio, entre otros ítems. Consideramos que Reus no se puede quedar atrás y que hay que activar esta modalidad en auge», expuso el socialista Hèctor Fort, tomando como ejemplo comarcal cercano el municipio de La Selva del Camp. «Para ello, una vez identificada la zona, habría que instalar diferentes servicios, como puntos de recarga de agua potable, mesas de picnic, lavabo químico y zonas de vaciado de aguas grises», continuó.

La enmienda cambió el primer de los tres acuerdos en los que se pedía al Ayuntamiento que se comprometiera a habilitar una zona, «en la medida de lo posible, durante el verano que viene». Caelles se encargó de explicar el porqué de la enmienda: «Es cierto que registramos el auge y lo queremos aprovechar. Estamos identificando la zona más idónea, no es algo senzillo. Implica una serie de condicionantes, como puntos de carga y garantizar la conectividad con transporte púbico de la zona con la ciudad».

También fue aprobada una moción de la CUP relacionada con la Festa Major de Sant Pere de 2021. En ella, Marta Llorens expuso que la concejalía de Cultura priorizara el carácter «itinerante, descentralizado y gratuito» de la festividad. «Nos sorprendió enterarnos de que este año no habría Tronada. Más allá de eso, nos gustaría que se potenciaran las fiestas en diferentes puntos de la ciudad, con una planificación en la que se incluya a todas la entidades, que tienen distintas situaciones y contextos», dijo. El concejal de Cultura, Daniel Recasens, le respondió que «la organización de ésta y de todas las festividades empieza nada más acabar la anterior, trabajamos con intensidad y este año hemos conservado y readaptado la cultura para asegurar una programación estable».

Una moción del grupo independentista sobre la suspensión de licencias por implementación o ampliación de instalaciones de producción de energía a partir de fuentes renovables hasta el diseño de un Plan consensuado y respetuoso con el territorio no prosperó; y, una moción de Cs, que pedía la actualización de los polígonos industriales de la ciudad, tampoco consiguió el apoyo del pleno. En ella, Pàmies (CUP) destacó que los 15 existentes «están infraocupados» y el concejal de Empresa y Ocupación, Carles Prats, tildó la moción de «negativista» y afirmó que muchas de sus demandas ya estaban realizándose desde el gobierno.

Temas

Comentarios

Lea También