Más de Reus

La estación de trenes de Bellissens, en Reus, tendrá un paso inferior peatonal

El consistorio financiará su construcción para garantizar así la conexión de la zona sur con el resto de la ciudad

Salvat Jordina

Whatsapp
Imagen virtual que simula la apariencia que tendrá la futura estación Reus Sud- Bellissens. FOTO: CEDIDA

Imagen virtual que simula la apariencia que tendrá la futura estación Reus Sud- Bellissens. FOTO: CEDIDA

La futura estación de trenes Reus Sud-Bellissens tendrá un paso subterráneo para garantizar la conexión de esta zona sur con el centro de la ciudad. El consistorio no quiere que se repita el aislamiento que implicó para el barrio Gaudí la construcción de la actual estación de trenes y para ello invertirá hasta 1,8 millones en un paso inferior para peatones que permitirá pasar de un lado al otro del apeadero sin tener que entrar en él. El alcalde de Reus, Carles Pellicer, anunció ayer esta operación después de haber recibido el visto bueno de Adif en la reunión de seguimiento de infraestructuras mantenida el pasado viernes. Una reunión integrada por el gobierno local y el PSC.

Adif prevé tener acabada la estación de Bellissens en el 2024 y ya está trabajando la licitación de la redacción del proyecto. En esta línea, el pasado viernes se pactó formalizar un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Reus que prevenga la licitación complementaria del proyecto del paso inferior en la licitación de la redacción del proyecto de la estación.

Sin embargo, ambos proyectos se podrán licitar de forma independiente. De este modo, se garantiza el impulso de las nuevas infraestructuras a la vez que se salvaguarda la calendarización de Adif. Así lo destacó la concejal de Urbanisme, Marina Berasategui, que subrayó que «si el paso subterráneo presenta algún requisito extra, esto no afectará al ritmo de construcción de la estación».

El coste de la construcción de la estación Sud-Bellissens seguirá corriendo a cargo del Gobierno Estatal, mientras que el consistorio financiará el paso inferior. Lo hará repartiendo en las próximas cuatro anualidades (2021-2024) la inversión aproximada de entre 1,3 y 1,8 millones de euros que costará la redacción del proyecto y posterior construcción del paso subterráneo. «No se tratará de unas escaleras o un ascensor, será un paso de ciudad que dará continuidad y consolidará el eje», aclaró Pellicer.

Bellissens: objetivo 2024

La rueda de prensa de ayer también sirvió para certificar que el proyecto va a buen ritmo. La comisión de seguimiento de infraestructuras municipal, formada por el gobierno local –JuntsxReus, ERC y Ara Reus– con el PSC, se reúne periódicamente con Adif y aseguró que el Ministerio de Transportes y Movilidad ya ha iniciado los trámites para licitar la redacción del apeadero, algo que debería estar listo durante los primeros meses de 2021 para adjudicarla este mismo año.

De momento, se conoce que el proyecto contempla tres principales trabajos: dos andenes laterales, un edificio de viajeros y un paso inferior de comunicación entre los andenes; además se conoce que la intención es que la estación se ubique entre la intersección de la avenida Josep Pla y la calle Manuel de Pedrolo.

Por su parte, la concejala de Urbanisme destacó que, aunque desde Madrid se hable de la futura infraestructura ferroviaria de Bellissens como una estación, esta, realmente, tendrá la función de un apeadero: «No se hará un desdoblamiento de vías y los trenes solo harán paradas breves, no estacionarán. Aun así, estéticamente tendrá los servicios de acogida y llegada al usuario de una estación de trenes».

La construcción de la nueva estación Sud-Bellissens está, ahora, en manos del Estado. «Estamos totalmente implicados y atentos a que los plazos se cumplan en la línea estipulada», señaló Pellicer, que agradeció la labor de intermediaria de la diputada socialista y concejal reusense, Sandra Guaita, en las conversaciones con el Gobierno para lograr hacer realidad la construcción de esta infraestructura. «Es un resultado de consenso, un proyecto de ciudad en mayúsculas», destacó.

Perspectiva de crecimiento

Han tenido que pasar casi dos décadas de reivindicaciones para lograr impulsar esta infraestructura en el sur de la ciudad. Una solicitud que se inició con la perspectiva de crecimiento de la ciudad y que quedó mucho tiempo estancada.

Sin embargo, en junio del año pasado se dio el primer gran paso adelante con el visto bueno por parte del Gobierno Central al estudio de demanda del proyecto presentado por el Ayuntamiento de Reus. Adif dio la razón al consistorio, augurando que la demanda potencial de la nueva estación puede albergar una media de 1.441 pasajeros en su inicio y 3.507 en un futuro a 30 años vista. Y el pasado mes de octubre, se superó el segundo escalón, al concluir de forma positiva el estudio funcional que analiza la convivencia de la nueva instalación con la actual vía ferroviaria, por donde ahora pasan trenes de mercaderías pero que también podría dar cabida al futuro tren-tram.

El desarrollo de esta infraestructura se defiende desde el consistorio como una pieza clave de desarrollo local. Primero, por los valores potenciales que hay actualmente en la zona, como las instalaciones del Hospital Sant Joan de Reus, el polígono Tecnoparc (con la FiraReus, entre otras empresas) y la facultad de Economía y Arquitectura de la Universitat Rovira i Virgili. Después, por la oportunidad de crecimiento que puede aportar. En este sentido, la vicealcaldesa Noemí Llauradó certificó que la URV –institución que tiene el objetivo de trasladar la facultad de medicina cerca del Hospital– está al corriente del paso subterráneo que se quiere construir. Con todo, Llauradó defendió la nueva estación como «una pieza clave para reactivar la zona sur de la ciudad, donde hay dispositivos muy importantes». En este aspecto, el líder del PSC, Adreu Martín, quiso destacar que la potencia actual de Bellissens «es el resultado de una planificación estratégica de una década de desarrollo» y compartió que «el cinturón ferroviario no tiene que ser una limitación para la ciudad, tiene que ser un elemento de oportunidades».

Además, se prevé un crecimiento de la ciudad a nivel habitacional en esta misma zona sur, algo que «el consistorio ha querido garantizar», indicó Pellicer.

La clave: La «buena relación» con Adif, clave para desatascar la remodelación del puente del barrio Gaudí

Noemí Llauradó, Carles Pellicer y Andreu Martín. FOTO: A.g

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, aseguró ayer que el consistorio está «en la línea de muy buena relación» con Adif, algo que podría ayudar a desencallar distintas negociaciones que dependen del consenso entre el ente municipal y la dependencia Estatal. Nos referimos, por ejemplo, a la mejora del puente de acceso al barrio Gaudí, una infraestructura que conecta este  barrio con el centro de la ciudad y que ha sufrido varios desprendimientos. La reivindicación lleva años sobre la mesa y para proceder a su remodelación, se necesita la autorización de Adif En este sentido, el alcalde apuntó que se está yendo por buen camino.

El mismo consistorio admite que el acuerdo hecho en febrero de 2020 entre el gobierno local y el PSC Reus para colaborar en materia de infraestructura está siendo «muy fructífero» dado que ofrece un intercambio de información más directa y fluida con el Gobierno del Estado, también socialista. La prioridad  es trabajar en el campo aeroportuario, el ferroviario y el viario.
 

Temas

Comentarios

Lea También