Más de Reus

El sector hotelero arranca esta Semana Santa en Reus con una ocupación superior al 60%

Hay establecimientos aún cerrados y los que permanecen abiertos están sujetos a las restricciones de movilidad y horarias. Ven la vacuna como un elemento «clave» para avanzar

CRISTINA VALLS

Whatsapp
Imagen de la recepción del Hotel NH Ciutat de Reus, uno de los establecimientos hoteleros que permanece abierto. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

Imagen de la recepción del Hotel NH Ciutat de Reus, uno de los establecimientos hoteleros que permanece abierto. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

El sector del alojamiento en la capital del Baix Camp arranca «muy lentamente» esta Semana Santa. Aunque será «bastante breve productivamente hablando», apuntan las fuentes del ámbito hotelero consultadas, será «aprovechada al máximo», aseguran. Las previsiones generales en lo que a ocupación se refiere oscilan entre el 60 y el 80%, aproximadamente. La vacuna, por otro lado, figura en el imaginario de los profesionales al frente de los diferentes negocios como un elemento «clave» que puede «contribuir a que la situación avance de forma favorable». El panorama, según expone el representante de los hoteles de Reus en la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de la Província de Tarragona, Magdaleno Pareja, es que «pensábamos que este 2021 empezaría mejor».

«Muchos esperábamos que PortAventura World abriera; al no hacerlo –al menos de momento–, estamos sujetos a los eventos que se puedan hacer en la ciudad, tanto los de deporte, como culturales o, por nombrar uno cercano, toda la actividad que pueda traer la Fira del Circ de Catalunya Trapezi de Reus», enumera. Cabe decir, que cada hotel tiene «un tipo de cliente concreto», dice, y que a partir de ahí, cada establecimiento va articulando su estrategia.

Los actos culturales son un activo importante, pues atraen también a muchos visitantes

El éxito de las zonas rurales

Hay bastantes complejos hoteleros de la ciudad, por otro lado, que están aún cerrados, incluso desde que llegó la pandemia. Es el caso del Hotel Gaudí, que lleva desde marzo del año pasado con sus puertas cerradas. Las restricciones de movilidad, las horarias y las relativas al aforo también complican mucho el asunto hotelero, pues no se puede captar más gente si no se les puede garantizar ciertos reclamos disponibles en la ciudad. Pareja es también director del Hotel Reus Park y recuerda que, en su caso, «llevamos cerrados desde noviembre del año pasado». Aporta que, mientras algunos prefieren permanecer cerrados porque abrir en numerosas ocasiones supone un gasto, «hay otros alojamientos del Priorat e incluso del Delta», más cercanos a la montaña y situados en entornos rurales que «van teniendo más éxito por estas fechas», defiende. «Están más alejados y hay más espacio para estar en el exterior», señala.

La experiencia de hospedarse en entornos más aislados se trata, de hecho, de una tendencia que ya se iba imponiendo el verano del año pasado, con un turista que abogaba por el relax, que escogía zonas más tranquilas y menos masificadas.

Los eventos deportivos

«Nosotros, como sólo servimos desayuno (y además hay servicio de habitaciones), pero no nos encargamos de comidas y cenas, estamos más limitados; si a ello le sumamos que los restaurantes no abren para cenar, todo se complica», continua. Y es que éste último, puede ser un factor determinante para que el o la huésped elija si quiere reservar o no.

Pareja prevé abrir, en este caso, el Hotel Reus Park dentro de dos semanas. «Situamos nuestra apertura el día 10 de abril, nos coincide con la celebración de un evento deportivo cercano, un campeonato de tenis. Es una de nuestras salidas profesionales potenciales», declara.

Tener servicio de restauración, a pesar de las limitaciones, ayuda a captar clientes

Su voluntad es que dicho encuentro pueda permitirles continuar abiertos de aquí en adelante, ya que «con tan sólo el hospedaje de los árbitros durante unos días, llenamos unas diez habitaciones aproximadamente», añade. «Con las restricciones, todo hay que decirlo, ha de dormir una persona po habitación, es decir, por separado», destaca.

Por el momento, está a la espera de cerrar otro acuerdo para albergar, en el espacio, a más gente por otro evento deportivos que se realizará en un futuro cercano. «No esperamos que este sea un gran año, simplemente sobreviviremos como podamos», manifiesta. Cada alojamiento en la ciudad, como decíamos, tiene una clientela afianzada; incluso hay hostales que abren según demanda en Reus. «La estructura de los hoteles es muy grande y para abrir tienes que tener un número de habitaciones ocupadas para que te salga a cuenta sacarlo adelante. Esperamos que con la vacuna y la apertura de PortAventura World –insiste– todo vaya reactivándose lentamente; las restricciones dependen de su avance», resuelve. También distingue que, si el espacio temporal que hay entre Semana Santa y el verano ya era complicado, «imaginad ahora», acota.

Hoteles con restaurante

Por su parte y desde Brea’s Hotel, el gerente, Fernando Miguel, sostiene que sus expectativas sobre la ocupación de mañana viernes, sábado y parte del domingo, «tal vez, llegue a posicionarse entre el 70 y el 80%», apunta.

Son muy pocos días, añade, «pues el domingo todo el mundo suele marcharse y puede que el este último día lleguemos al 50%», especifica. Por otra parte, eso sí, confirma que siguen recibiendo huéspedes del ámbito empresarial en días de entre semana. Se trata de su punto fuerte desde siempre y, sobre todo, les viene «mucha gente» catalana y alguna de fuera, «con permisos de trabajo, pero ya son menos». «Estamos pendientes de ver cómo cambian las restricciones y viéndolas venir, porque la curva de contagios va subiendo y todo es bastante incierto. Permanecer abiertos cuesta y mucho en este contexto», dice.

Para esta Semana Santa, ya han estado recibiendo las primeras reservas y, en su mayoría, acogen a familias. «Por lo general, los fines de semana nos situamos en un 10 y un 15% de ocupación y suele animarse un poco más», afirma.

«El restaurante, aunque va bastante flojo comparado con lo que iba siendo habitual, le sacamos todo el rendimiento que podemos pese a las limitaciones de horario y número de personas por mesa», continua. Preguntado sobre las expectativas que tiene del futuro y pensando en el verano, dice que «no tenemos ninguna, simplemente esperamos», atribuye.

Estudiando las cifras

Sobre la ocupación hotelera, la directora del Hotel NH Ciutat de Reus, Fanny Batlle, dice que, en Semana Santa, «nos movemos sobre la marcha». De momento, se sitúan en el 60% y prevén que, entre mañana viernes y pasado, sábado, pueden oscilar entre el 70 y el 80%. «Son cifras que, en comparación con el 2019, son bajas, pues llegábamos a ocupar el 100%. Eso sí, la gente se mueve bastante a última hora y está pendiente del clima, además de las restricciones», concreta. Eso siempre hace variar la balanza.

El servicio de restauración que tienen en dicho hotel está limitado, cómo apuntábamos, por las restricciones, una clara desventaja en estos momentos; aunque el hecho de tener restaurante, ya es un complemento que siempre ayuda a la hora de captar más huéspedes.

Desde Apartaments Clàudia, responden, por otro lado, que «la recuperación que observamos es muy tímida, aunque tenemos buenas previsiones». Si contabilizan la ocupación que pueden tener desde hoy jueves hasta el lunes, la posicionan en un 45%, pues disponen de 10 apartamentos, «aunque el solárium está cerrado al público».

Si lo comparan con lo conseguido en 2019, se situaban en un 62% de ocupación, una cifra claramente más ventajosa que la de este año, aunque encaran la situación actual positivamente. «Durante el confinamiento y la temporada posterior, hemos acogido a mucho personal médico, no tenemos a nadie del equipo en ERTE y seguimos trabajando», resumen.

Temas

Comentarios

Lea También