Más de Reus

El Edifici Tecnoparc cumple diez años con un 90% de ocupación en Tecnoredessa

En las instalaciones del  centro hay 30 empresas que agultinan cerca de 600 trabajadores. REDESSA también ha trabajado para adaptar la actividad de firaReus con formatos online 

Carmina Marsiñach

Whatsapp
Hace diez años que se inauguró el Edifici Tecnoparc, la sede de firaReus o Tecnoredessa. FOTO: Alfredo González

Hace diez años que se inauguró el Edifici Tecnoparc, la sede de firaReus o Tecnoredessa. FOTO: Alfredo González

El 9 de marzo del 2011 se inauguró una de las joyas del polígono tecnológico Tecnoparc: el Edifici Tecnoparc después de que en 2008 el alcalde Lluís Miquel Pérez (PSC) colocara la primera piedra. El entonces presidente del comité ejecutivo de firaReus, Isaac Sanromà, lo bautizó como el «nuevo corazón financiero de la ciudad». Diez años después, este equipamiento municipal sigue siendo una apuesta de futuro para la promoción económica de Reus. 

El inicio de la actividad en el Edifici Tecnoparc empezó en época de crisis y arrancó tan solo con un 10% de la ocupación. 

El edificio, ubicado en la avenida Bellissens, actualmente alberga el Centre de Fires i Convencions firaReus, el auditorio Antoni Gaudí (con capacidad para 750 espectadores) y el centro de empresas de  Tecnoredessa, con oficinas modulables de entre 20 y 1.200 metros cuadrados gestionados por la empresa municipal Reus Desenvolupament Econòmic (REDESSA). 

El edificio también cuenta con diferentes salas de congresos (536,88m2), distintas salas feriales (6.345m2), con salas polivalentes (366,73m2), un restaurante o un auditorio exterior (4.600m2), entre otros espacios. 

Para el gerente de REDESSA, Albert Boronat, el Edifici Tecnoparc «en una primera fase sirvió de alojamiento para las empresas y en una segunda acogió actos y eventos feriales». Ahora están iniciando una tercera fase centrada en ofrecer «servicios de valor» a las empresas trabajando todo el ecosistema de su alrededor y creando «comunidad». 

«Trabajamos para que las empresas tengan todas sus necesidades cubiertas y mejoren su competitividad. No tan solo las alojamos, sino que las ayudamos a crecer», asegura Boronat, que pone de manifiesto que la parte positiva de que las empresas se instalen en Tecnoredessa es que tienen más facilidades para hacer networking –hacer contactos–, ya sea entre otras empresas o con nuevos clientes. Además, tienen la posibilidad de acceder a las diferentes instalaciones del Edifici Tecnoparc, como salas de congresos o salas polivalentes para reuniones o conferencias. 

En las instalaciones de Tecnoredessa en estos momentos hay una ocupación del 92%. Hay instaladas 30 empresas que aglutinan cerca de 600 trabajadores. 

Un ‘hub’ tecnológico

Desde REDESSA trabajan para potenciar la especialización de Tecnoredessa en empresas tecnológicas. «Pensamos que este tipo de empresas ayudarán a dinamizar el territorio y son de las que más han crecido durante la pandemia», dice Boronat. Esperan que todo el ámbito del polígono Tecnoparc pueda consolidarse como un hub tecnológico, una zona que concentre empresas del sector, y sea un referente en el Camp de Tarragona. 

La concejala de Economia i Coneixement y consellera delegada de REDESSA, Teresa Pallarès, explica que ya hace tiempo que se trabaja en esta línea y se apostó por el Clúster TIC. La Associació Clúster TIC Catalunya Sud, de empresas tecnológicas y fundada en 2014, está instalada en el Edifici Tecnoparc y «ha ayudado mucho al crecimiento y el desarrollo tecnológico (…) y da respuesta a las necesidades de las empresas a través de la formación específica que se imparte desde la Escola TIC del Clúster», dice Pallarès que recuerda que el índice de inserción laboral de estos alumnos es de un 70%. 

Desde REDESSA trabajan para ofrecer «servicios de valor añadido» a las empresas 

En colaboración con el Clúster TIC, firaReus y REDESSA también puso en marcha este mes de enero el programa Enginy, de formación en realidad virtual y aumentada para ferias y convenciones, enmarcado dentro del Programa Primer de Catalunya Emprèn de la Generalitat. «Queremos que firaReus sea un referente en el nuevo formato de ferias a nivel de turismo de reuniones», dice Pallarès. 

El año pasado, a raíz de la pandemia y dentro del Pla de Reactivació Econòmica i Social de Reus, se impulsó la Incbuadora TIC Sensor, un programa para asesorar a nuevos emprendedores y startups del territorio. La iniciativa, cuenta con 12 proyector empresariales, también tiene sus instalaciones en Tecnoredessa. «La intención es mantener este programa año tras año», asegura Pallarès. 

Pero aparte del sector tecnológico, desde REDESSA también trabajan para impulsar el sector agroalimentario y de nutrición, que tiene un importante peso en la demarcación. Así como en las alianzas con la Universitat Rovira i Virgili (URV) para potenciar la investigación i la innovación entre el sector público y privado.  

La pandemia también ha cambiado la actividad del Edifici Tecnoparc. «La pandemia no nos ha cambiado, sino que nos ha hecho acelerar los cambios», explica la concejala de Economia i Coneixement. 

Las empresas tecnológicas de Tecnoredessa se han visto poco afectadas por la Covid-19, pero la actividad de firaReus se ha tenido que adaptar a la nueva normalidad. Para ello, han apostado para ofrecer formatos híbridos y virtuales para actos y reuniones de empresas u organizaciones. Un modelo «que ha venido para quedarse», asegura el gerente de REDESSA. 

Boronat cree que la actividad ferial y de congresos de forma presencial se irá recuperando progresivamente. «Pesamos que a partir de septiembre podremos recuperar actos presenciales con todas las medidas de seguridad posibles», dice. 
En el entorno del Edifici Tecnoparc también se encuentra el Hospital Universitari Sant Joan de Reus, que este año también cumple diez años, el Eurecat, el antiguo Centro Tecnológico de Nutrición y Salud (CTNS), el Centre per a Bioempreses (CpB) o el edificio CEPID, Centre Empresarial per a la Innovació i el Desenvolupament gestionado también por REDESSA, entre otros. 

El despliegue del 5G en la zona del Tecnoparc abrirá un amplio abanico de posibilidades

Pero de hecho, aún queda mucho camino por recorrer en el desarrollo del polígono del Tecnoparc. El crecimiento de este ámbito quedó truncado por la crisis económica. El área, que abasta una zona de 165 hectáreas en el sur de la ciudad, integra los edificios que se encuentran entre la avenida Bellissens y la carretera de Tarragona, pasando por la calle de Argentina. Y aún hay muchos terrenos y solares vacíos para ocupar. Algunos de titularidad municipal y otros privados. 

Según el alcalde, Carles Pellicer, el «el Tecnoparc es un área estratégica para el presente y también para el desarrollo futuro de la ciudad. Un epicentro de la actividad económica y empresarial con un gran potencial, que ganará aún más peso con la materialización de la futura estación de Bellisens, que avanza a buen ritmo con pasos importantes después de muchos años de reivindicaciones». 

El edil recuerda que también están trabajando en el desarrollo de la zona 5G «con una orientación clara hacia el sector de ferias y congresos, el Clúster TIC y el campus universitario de la URV». Pellicer, asegura que desde hace meses la ciudad trabaja en colaboración con diferentes actores del tejido institucional, económico y social de la ciudad y del país para que el despliegue de la tecnología 5G. «Y la zona del Tecnoparc es idónea para caminar hacia esa dirección», concluye el edil.

A parte de Tecnorredessa, el Ayuntamiento cuenta con otros centros de empresas como el CEPID,  REDESSA 1, el vivero de empresas del Cami de Valls, o REDESSA 2 y 3, que en este caso son naves y terrenos en el polígono Agro Reus. En todo el conjunto hay instaladas 150 empresas y 1.300 profesionales. El consistorio se había planteado levantar un segundo edificio CEPID para dar cabida a más empresas. Pero este proyecto ha quedado frenado con la pandemia. 

La deuda del Edifici Tecnoparc 

A día de hoy el Ayuntamiento aún sigue pagando los costes de la construcción del Edifici Tecnoparc. El gobierno de Lluís Miquel Pérez pidió un crédito de 37,6 millones de euros con un interés variable del 8%. 

En diciembre del año pasado el consistorio consiguió refinanciar el préstamo y el equipo de gobierno pudo solicitar un nuevo crédito de 25,7 millones con unas condiciones más ventajosas, con un tipo de interés fijo del 1%. Y supondrá un ahorro global de 2,5 millones en intereses.  La operación fue posible después de liberarse de la deuda del Hospital al traspasar la gestión a la Generalitat. 

Temas

Comentarios

Lea También