Más de Economía

Los sueldos de los jefes del Ibex abren una brecha con los resultados de sus empresas

La remuneración media cae por la suspensión de los bonus ante el desplome de resultados, pero 11 de 35 ejecutivos se subieron el salario
 

José M. Camarero

Whatsapp
Los sueldos de los jefes del Ibex abren una brecha con los resultados de sus empresas

Los sueldos de los jefes del Ibex abren una brecha con los resultados de sus empresas

Ni todos los presidentes o consejeros delegados de las empresas del Ibex han visto contenido su sueldo en 2020, ni a todos se les ha bajado en sintonía con el desplome de los beneficios de sus compañías; y ni siquiera aquellos cuya gestión ha derivado en pérdidas han tenido por qué ver mermado parte de su salario anual.

Nadie puede negar que la laberíntica radiografía de las remuneraciones de los ejecutivos del Ibex-35, comunicada a la CNMV, ha registrado un parón. La desaparición -y en muchos casos la renuncia- de los bonus explica el retroceso en estos sueldos millonarios: en conjunto, los 35 ejecutivos del Ibex se embolsaron 140 millones de euros el año de la pandemia, un 12% más que el anterior. Sin el efecto estadístico que provoca un caso particular, el del presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales -su retribución se ha multiplicado por siete al cobrar un plan plurianual pendiente-, los sueldos habrían caído una media del 15% hasta los 104 millones.

Ese tipo de pagos retenidos durante varios ejercicios, así como las aportaciones a planes de pensiones, siguen incrementando la mochila con la que cuentan a futuro la mayor parte de los responsables de las principales cotizadas.

Sin embargo, el cómputo de cuentas anuales de las compañías del selectivo acabó en pérdidas en 2020, hasta registrar 6.300 millones de números rojos. De todas ellas, once firmas no consiguieron alcanzar los beneficios.

 Y a pesar de ello, algunos de sus directivos vieron incrementada su remuneración. Es el caso del presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, que se embolsó casi un 9% más, a pesar de que la constructora pasó a perder 253 millones de euros. En este grupo también se encuentra el presidente de Indra, Fernando Abril Martorell, cuya remuneración se elevó más de un 60%, así como el consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tracke, quien casi triplicó su sueldo.

El resto de ejecutivos cuya remuneración fue superior el año de la pandemia con respecto al anterior coincide con unos resultados empresariales que también consiguieron mejorar a pesar de la crisis, como Ignacio Sánchez Galán: el presidente de Iberdrola ganó un 20% más, al tiempo que la compañía también aumentó sus cuentas anuales en un 7%. En similar situación se encuentra otra corporación energética -en realidad, fue el sector que mejor ha capeado la crisis gracias a sus negocios regulados y al impulso en las inversiones renovables-, Endesa: su consejero delegado, José Bogas, obtuvo una remuneración un 7,7% superior a la de 2019 en un ejercicio en el que la empresa multiplicó por siete veces su resultado.

Si hay un dato en el que las miradas del ciudadano se fijan todos los años ese es el del sueldo de los banqueros. Durante 2020 esas remuneraciones se vieron menguadas por la ausencia de una buena tajada de los bonus variables. En la mayoría de los casos por renuncia propia, los ejecutivos de estas corporaciones vieron recortado su sueldo en esta última crisis. Y, a la vez, todas las entidades o bien redujeron resultados o bien acabaron directamente en pérdidas.

En el caso del Santander, su presidenta Ana Botín ganó 8,1 millones, un 18% menos que en 2019. La presidenta y su consejero delegado, José Antonio Alvarez, vieron reducida en un 50% su retribución anual y el resto de consejeros en un 20% para ahorrar 25 millones.

En BBVA, su presidente, Carlos Torres, se embolsó 3,4 millones, prácticamente un tercio menos en términos internauales. Torres y la cúpula del banco, incluido el consejero delegado, Onur Genç, también renunciaron al cobro del bonus ante el contexto de la pandemia. También el presidente del Sabadell, Josep Oliu, vio recortado su sueldo anual en casi un 40%, el mayor descenso de todo el sector financiero.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, mermó su retribución un 17%, aunque era el banquero que menos cobraba entre sus compañeros de profesión: una media de medio millón de euros desde que accedió a la presidencia del banco rescatado. Ahora, como presidente de la nueva CaixaBank, cobrará 1,6 millones. Por su parte, el consejero delegado de esta entidad, Gonzalo Gortázar, vio recortado su salario un 8% en pleno año de la más grave crisis económica que ha vivido España en décadas.

Incluso hay casos de ejecutivos que acumulan dos años consecutivos con sueldos menores que en el año anterior. Así le ocurre a Florentino Pérez (ACS), con una caída del 8% este año y un 5,5% en 2019; al presidente de Inditex, Pablo Isla, con un 6,6% menos de retribución, tras un 34% el anterior; al presidente de Telefónica, José María Alvarez-Pallete (un 6% menos tras congelarlo en 2019) y al de Mapfre, Antonio Huertas, con un 16% y un 3% menos, respectivamente.

Temas

Comentarios

Lea También