Más de Deportes

Portugal toma el mando de Europa con dinero y hockey de ataque

HOCKEY. FC Porto, Oliveirense, Sporting y Benfica jugarán la Final Four tras superar con solvencia a los equipos de OK Liga en la fase previa

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Luis Velasco

Foto: Luis Velasco

El campeonato portugués vive días amables y se expone por Europa con una superioridad solvente. Su producto se encuentra al alza. La casi faraónica inversión económica que han realizado sus grandes potencias en los últimos años, sobre todo los clubs con la casa madre en el fútbol, ha ofrecido resultados deportivos y también impacto y prestigio. La última fase previa de la Liga Europea, disputada en Luso este fin de semana, ha corroborado el dominio portugués sobre los equipos de OK Liga.

Porto, Sporting de Lisboa, Benfica y Oliveirense, los cuatro miuras repletos de presupuesto financiero, han confirmado su presencia en la Final Four de la Champions con cierta comodidad. Hasta el punto que ningún equipo nacional ha alcanzado ni una sola victoria durante estos días de competición. Ni Barça, ni Liceo, ni Reus ni Noia han podido competir de igual a igual con los monstruos del país vecino. Sólo el Noia pudo arañar un empate ante el Barcelos, el único rival luso que se ha quedado fuera de la final a cuatro.

Existen algunos argumentos que explican el porqué de este cambio en la aristocracia continental. El dinero es uno de ellos, quizás el más diferencial. Portugal ha acudido al mercado con una fiereza pionera en el hockey. Benfica y Sporting han llegado a abonar cláusulas de rescisión para adquirir jugadores de postín, casi todos ellos del campeonato español. Han invertido en talento extranjero y eso ha aumentado el nivel de su liga. Todas las estrellas más rutilantes del momento conviven en Portugal, el nuevo orden hockístico. El poder financiero de los portugueses ha debilitado a otras ligas, por ejemplo la española.

Incluso, los portugueses han instaurado las plantillas con más de ocho jugadores de pista, es decir, se han instalado en el hockey las convocatorias. Sin ir más lejos, Alejandro Domínguez, actual entrenador del Benfica, ha prescindido este fin de semana de un actor con el talento de Carlos Nicolía, probablemente un top 5 en la jerarquía de grandes figuras del presente. Queda la duda de si este modelo económico es sostenible a largo plazo, entre otros aspectos porque el retorno financiero que reciben los clubs de sus jugadores de hockey resulta muy limitado. 

El concepto de producto atractivo para el consumidor también ha elevado la idea de los portugueses. Su apuesta por el hockey desinhibido y alejado de las cadenas tácticas ha levantado la admiración de los hinchas. El ataque vertical, con pocos segundos de posesión, siempre ha distinguido a ese estilo que suele fabricar grandísimos patinadores con destreza técnica para el espectáculo. En realidad se trata de un tema cultural. En Portugal nunca han creído en la rigurosidad. Juntar a los mejores jugadores y mezclarlos con esa idea anárquica les ha dado una pócima perfecta que, además, los portugueses han sabido vender al exterior.

También aparecen rasgos sospechosos en el modelo, todavía por mejorar. El arbitraje, sin discusión. El salario de los colegiados lusos anda muy lejos de la profesionalidad, incluso su preparación rutinaria y su formación para entender el juego. Ocurre también en otros países. 
Luso ha consolidado la nueva orden continental, con Portugal como el gran vivero en el que sueñan todos los jugadores. Allí, de momento, lucen el dinero, el talento y el hockey espectáculo. Mala noticia para la OK Liga, que necesita reinventarse.

Temas

Comentarios

Lea También