Más de Deportes

El Reus se queda a medio camino

HOCKEY. Los rojinegros compiten bien ante Sporting, pero caen en la recta final (5-3). El equipo reclama un supuesto pasivo en el segundo gol de los portugueses, que finalmente sube al marcador

Marc Libiano

Whatsapp
Ballart para una falta directa a Ferran Font. Fotos; Luis Velasco

Ballart para una falta directa a Ferran Font. Fotos; Luis Velasco

Ferran Font inauguró la tarde con un disparo de cuchara al poste. Resultó una presentación clarísima de lo que deseaba el Sporting, vértigo para su derroche de talento individual. Cuando precisa elaborar sus ataques posicionales no anda estructurado y se hace un rival más controlable, más previsible. Font dispuso de otra ventana para el gol poco después, tras una azul inocente a Joan Salvat en el área del mismo equipo portugués. Ballart le adivinó sus intenciones y sostuvo al Reus. Por poco tiempo, eso sí.

El castigo a Salvat propició superioridad numérica para los lusos, que se aprovecharon de una pérdida de Àlex Rodríguez para hallar la ventaja. Font cedió la pelota al punto de penalti y Toni Pérez, como un interior de toda la vida, la acompañó a la red. A pesar de que el Sporting tomaba las riendas, no daba la sensación  de que el guión acomplejara mucho al Reus, que recibió una penalización excesiva en el primer episodio. Su enemigo castigó cada mínimo error rojinegro. Los grandes equipos se distinguen, precisamente, por este rasgo. La efectividad lisboeta marcó el latido del juego.

Al Reus le costó horrores generar peligro en sus ofensivas. Àlex no se cansó de dibujar diagonales para su perfil de pala, pero los rivales han examinado al milímetro sus movimientos. El scouting se ha activado con luz roja ante la ferocidad goleadora del osonense. Garcia encontró chance cuando soltó a jugar a Pablo Nájera, muy ligero en el mano a mano. Si aprendiera a ser más ambicioso cuando genera el desequilibrio, su carrera daría un salto gigante. A Nájera le falta colmillo ante el arco enemigo. En todo caso, la versión del Reus mejoró con el madrileño. 

Al cuarto de hora, los colegiados dieron por bueno un gol sospechoso de Souto, en el segundo palo. El Reus reclamó que el tiempo de posesión se había consumido para el pasivo, aunque las cámaras determinaron la legalidad de la acción. Como para esta fase se han mezclado designaciones e imparten justicia un portugués y un español se hace complicado el criterio. Los condicionantes del juego no son los mismos en los dos campeonatos y en casa partido se pone en tela de juicio el ejercicio arbitral. 

Con todo, el 2-0 subió al marcador, aunque poco después Àlex Rodríguez convirtió una pena máxima que devolvía al Reus a la pelea. 2-1 y un mar de minutos por delante.

Garcia imaginó el respiro con ese mínima desventaja para su equipo, pero Font le cambió el paso con el 3-1, al definir con una contundencia abrumadora un tiro directo que escupió el polvo al ángulo de Ballart. El botín luso era exagerado, porque el Sporting no había desnudado al Reus por juego, solo por tino.

A pesar de los golpes, los rojinegros protagonizaron una puesta en escena extraordinaria en el desenlace. Redujeron distancias gracias a otra pelota parada que ejecutó Àlex y apareció el momento para la igualada. Con Nájera activadísimo y Julià preciso, a Rodríguez se le presentó otra opción desde el punto fatídico. Provocó el penalti Marc Julià, que se había colado entre dos rivales para finalizar ante Girao. El arquero portugués conectó su mode decisivo y evitó el 3-3. En realidad, él y Platero suturaron al Sporting.

El factor Platero
El argentino es el mejor del mundo en las labores que casi ningún actor quiere asumir. Fabrica bloqueos y continuaciones, da opciones de pase siempre, conquista cualquier disputa, genera espacios sin pelota, defiende con extrema rigurosidad. Parece que no está, pero su papel roza lo diferencial. Lo fue para los portugueses, que acabaron con la resistencia del Reus en los minutos de la verdad, a los que ya se han acostumbrado a convivir con cierta normalidad.

Ferran Font transportó una transición con minuciosidad, en un dos contra uno que se cerró con un pase al segundo palo del ex del Vic. Por allí compareció Telmo Pinto. Solamente la acompañó a la red, con Ballar totalmente superado. Acto seguido, sin margen para digerir el dolor, los de Jordi Garcia vieron como Gonzalo Romero anotaba el 5-2 desde el tiro directo. 

El debut rojinegro en la actual Champions murió allí, en la nostalgia de lo que pudo ser y no fue. Ni siquiera el 5-3 de Nájera suavizó su desencanto.

Ficha Técnica

Sporting de Lisboa. Girao, Platero, Ferran Font, Toni Pérez y Gonzalo Romero. También jugaron; Pedro Gil, Verona, Pinto y Souto.
Reus Deportiu. Ballart, Bancells, Àlex Rodríguez, Salvat y Marc Julià. También jugaron; Nájera, Felipe Castro, Ferran y Rojas.
Goles. 1-0, Toni Pérez (10’), 2-0, Souto (15’), 2-1, Àlex Rodríguez (19’), 3-1, Ferran Font (23’), 3-2, Àlex Rodríguez (31’), 4-2, Pinto (39’), 5-2, Romero (40’), 5-3, Nájera (48’).
Árbitros. Guilherme y Miguel Díaz. Cartulina azul para Salvat y Ferran, del Reus Deportiu.

Temas

Comentarios

Lea También