Más de Costa

La empresa de Vila-seca que defraudaba con el combustible de su flota de reparto

La Guardia Civil descubre que la firma, dedicada a la venta de hielo, tenía un depósito de mil litros con el que llenaba los depósitos de su flota con gasóleo B, que está bonificado y que no puede utilizarse para fines empresariales

Jordi Cabré

Whatsapp

La Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil de Cambrils ha denunciado a una empresa ubicada en un polígono de Vila-seca dedicada a la fabricación, venta y suministro de hielo a establecimientos de la provincia, por el uso fraudulento de Gasóleo Bonificado tipo "B", en su flota de vehículos.

La Guardia Civil tenía sospechas del posible uso fraudulento de gasóleo bonificado que pudiera estar realizando dicha empresa, por lo que realizó un seguimiento durante diferentes días y franjas horarias en los aledaños de la misma al objeto de poder interceptar los camiones y furgonetas frigoríficas de reparto.

Debido a la peculiaridad de que éstos únicamente reparten bajo demanda y que la empresa no se encontraba abierta durante todo el día, se solicitó la colaboración a diferentes cuerpos policiales de los municipios limítrofes para que, en caso de que fueran detectados los vehículos circulando en la vía pública, fuera puesto en conocimiento del Servicio Fiscal y de Fronteras del cuartel de la Benemérita de Cambrils.

El 3 de abril, guardias municipales de Riudoms localizaron e interceptaron a uno de los vehículos requeridos, dando aviso a la Guardia Civil. Trasladados al lugar, la patrulla Fiscal realizó una prueba a una  furgoneta de transporte de la empresa mediante la extracción de gasoil y el sometimiento a reactivos oficiales, pudiendo comprobar que llevaba en su depósito de combustible gasóleo bonificado tipo “B”. Por todo ello, se levantó acta-denuncia por incumplimiento de la Ley sobre Impuestos Especiales.

Al día siguiente, se realizó otro dispositivo en las cercanías de la nave de Vila-seca, interceptando otro vehículo, realizando igualmente la prueba y dando también resultado positivo. Seguidamente, agentes se trasladaron a las instalaciones de la empresa, entrevistándose con el responsable de la misma al que se le notificaron los hechos, procediendo a la inspección fiscal del resto de la flota de vehículos.

Tras la inspección con reactivos para verificar y comprobar si los demás vehículos portaban en sus depósitos gasóleo bonificado, se levantaron 7 actas-denuncias sobre uso indebido del mismo en todos ellos. Las actas, junto con todas las muestras obtenidas han sido entregadas en la Dependencia Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales de Tarragona.

Durante la inspección, se descubrió un depósito de combustible con capacidad para mil litros con una manguera de repostaje conteniendo gasóleo bonificado y con el que se suministraban los vehículos de la empresa.

¿Qué es el gasóleo bonificado?

El gasóleo tipo “B” o gasóleo bonificado tiene un tinte especial de color rojo que lo diferencia del color amarillento habitual. Se le aplica una exención impositiva de un 50% respecto al aplicado al combustible utilizado en vehículos de transporte. Existen en el mercado tres tipos de gasóleo A, B y C con utilidades diferentes cada uno de ellos y cuyo uso está regulado por la ley.

  • Gasóleo A (color amarillo).- para vehículos de automoción, está más refinado y contiene aditivos para evitar la solidificación a bajas temperaturas.
  • Gasóleo B (color rojo).- para maquinaria agrícola, embarcaciones y vehículos autorizados, está menos filtrado que el gasóleo A y se le dota de un tinte especial de color rojo para diferenciarlo de los otros tipos. El uso fuera de los ámbitos descritos está prohibido.
  • Gasóleo C (color azul).- Utilizado para calefacción o equipos de producción de calor, contiene más impurezas que los gasóleos A y B y su uso está prohibido para vehículos y embarcaciones.

 Este tipo de hechos conlleva importantes sanciones económicas y en algunos casos el precinto e inmovilización del vehículo por un periodo que va desde un mes hasta un año. Este tipo de fraudes, además de afectar a la recaudación tributaria, constituye una competencia desleal para las empresas que surten de gasóleo A en sus estaciones de servicio y que ven afectada su venta o distribución.

Temas

Comentarios

Lea También